Argelia Queralt: Un Govern que no nos representa

“Los partidos que componen el govern votaron no al proyecto de presupuestos generales del Estado presentados por el Gobierno de Sánchez, provocando la convocatoria de elecciones generales. Evidentemente es una opción legítima, cada grupo decide lo que hace con sus votos. Pero resulta incomprensible a los ojos de un importante sector de la ciudadanía catalana,…

Peru Erroteta: Soberanías a gogó

“La soberanía está de moda. Constituye la piedra angular del discurso de Matteo Salvini. Se reclama de ella el lepenismo identitario. Prima en la Polonia ultra del PIS. Las políticas de Donald Trump giran en torno al pivote soberanista y su ex-gurú, Steve Bannon, organiza, junto a la Lega de Salvini, los Hermanos de Italia, un partido postfascista, y otras familias de…

Jordi Mercader: La fuerza de la distorsión

“La fuerza electoral y parlamentaria del independentismo es evidente, ronda el 40% del censo. Pero tan notable es dicha fuerza como la tendencia a sobreestimarla. Solo un 0,3% de los declarados secesionistas percibe el porcentaje real de los partidarios de la independencia, según este estudio. El resto cree que su posición social y política es mucho más abrumadora de…

Lluís Foix: Nacionalismos populistas

“El problema lo tienen los británicos, pero se ha extendido prácticamente por toda Europa y Estados Unidos. El nacionalismo populista, dos conceptos que chocan con la idea troncal de la Unión Europea, lo agita Steve Bannon desde un monasterio romano y actúa a través de personajes como Salvini, Orbán, Le Pen y otros compañeros de…

Clara Usón: El sueño de la nación

“Y eso está haciendo el macho alfa blanco occidental que ve su liderazgo amenazado, conjurar un peligro colectivo, que puede ser el Otro, el intruso, el que no es como nosotros, porque no reza a nuestro Dios ni habla nuestra lengua o, al contrario, el que más se nos parece, el vecino/enemigo, España, Catalunya, la Unión…

Almudena Grandes: Pancartas

“Reivindicar la utilidad, la dignidad de la política, nos hace tanta falta como un Gobierno progresista estable. Para comprobarlo, basta con mirar hacia el laberinto catalán, donde todo parece limitarse a un juego de lazos y pancartas. De las declaraciones de Torra se deduce que los catalanes no tienen ningún problema al margen del color…