ActualidadOpinión

La facilidad con la que algunos representantes de fuerzas políticas que hacen bandera de su voluntad regeneradora asumen un tipo de argumentos que en nada se diferencian de los esgrimidos por representantes de la más vieja política resulta francamente inquietante. “Una rancia manera de argumentar” (El País, 9 de mayo de 2015)