ActualidadOpinión

La revolución callada que ha habido en Escocia exige un nuevo acuerdo en el que cada parte constituyente del Estado tenga unos poderes claramente definidos. No se sabe sobre quién recae exactamente un traspaso federal de poderes en Inglaterra (¿regiones, condados, ciudades?), pero ha llegado el momento de averiguarlo. Porque la preocupación fundamental del Reino Unido en la UE es quién hace qué y a qué nivel. La gente se fijará en eso al ver los magros resultados —probablemente— de la supuesta renegociación de Cameron con Bruselas. Pero otro nombre para esas estructuras de múltiples niveles es precisamente el de federalismo

«Benvinguts al Regne Federal de Gran Bretanya» (El País, 9 de maig de 2015)