ActualidadGeneralOpinión

“El mundo ha cambiado completamente e infinidad de cosas que podíamos hacer antes del coronavirus ya no podemos hacerlas. Lo único que no ha cambiado ha sido la bronca y la crispación política habituales en España, donde no se ha respetado ni la tremenda tragedia de la pandemia. Después de unos inicios titubeantes, la oposición de derechas no ha perdonado ni uno de los fallos de improvisación ni los errores de previsión o de gestión cometidos por Sánchez y ha convertido la batalla política para derribar al Gobierno de coalición en la prioridad de su actuación. Lo mismo ha hecho el Govern independentista de Quim Torra. Sin importarles lo más mínimo en caer en las contradicciones de pedir más confinamiento un día y exigir levantarlo al día siguiente, o priorizar la salud un día y la economía otro día.

Ahora, para el PP, como se ve con las declaraciones de Casado o con la exigencia de Madrid de pasar a la fase 1 de la desescalada sin estar preparado, lo esencial es exigir la reanudación de la actividad económica y social, sin que les preocupe un posible rebrote del virus. Igual que Trump y sus aguerridos seguidores.”

Trumpismo en Madrid (Crónica Global.17 de mayo de 2020)