Espacio Opinión

La actuación ideal es la que se puede ejercer antes del peligro inminente, tener conocimiento de sí mismo es una ventaja evolutiva importante. Si repasamos la historia bíblica vemos que gracias este instinto Noé se lanzó a salvar la humanidad. Por lo tanto la alerta temprana ya sea por confidencia divina o por conocimiento científico ayuda a la autoprotección personal familiar e incluso de las propias mascotas. La pregunta que no tengo resuelta es cómo actuaría Noé en el actual entorno.
Quiero suponer que lo haría de una manera similar, construiría un arca para realojar a su familia y a sus mascotas y la pondría en un lugar seguro. La Cerdanya, el Empordà o los Monegros podrían ser sus destinos. No puedo suponer que sabiendo lo que nos venía encima, no hiciera el mínimo gesto de autoprotección. Si no, Naamah (esposa de Noé, su nombre significa la bella, la complaciente) le estaría retrayendo de forma repetitiva: “mira que eres desgraciado, con lo que tú sabías y yo aquí cerrada con Sem, Cam y Jafet y sus esposas sin poder salir del piso “mira que nos habíamos podido ir a Alp “.
De todos los profetas actuales (se supone que Dios no avisa pandemias y por lo tanto es conocimiento científico) que ya habían predicho los efectos de la pandemia y que manifiestan lo que tenía que haber hecho hace tres meses, están todos aislados con sus familias en alguna burbuja. Creo que es una burbuja mental que han creado ellos mismos por su incapacidad de aportar soluciones en tiempo real. Presumir de lo que ya ha pasado es como presumir de acertar la quiniela todos los lunes. Me parece fantástico que se reúnan comités científicos y que determinen que es lo que podemos hacer a partir de ahora, es positivo y puede aportar soluciones. Ahora bien no intenten convencer que el “cuñadismo” del “yo ya lo sabía” sea la opción creíble. Sencillamente por una opción lógica: nadie sabía los efectos reales del Covid19 antes de que se produjeran.