ActualidadOpinión

“¿No será que a medida que olvidamos la guerra la hacemos posible de nuevo?

La UE se construyó sobre la memoria del horror de la guerra, por eso es, sobre todo, un mecanismo transnacional de evitación de conflictos. El problema es que la gente lo ataca por inoperante a medida que olvidan las guerras que la hicieron imprescindible.

Los últimos combatientes desaparecen.

Y esa pérdida de memoria explica el Brexit, Trump, Orbán… Por eso hemos de reaccionar de forma proactiva y urgente para salvar la UE y las democracias liberales.

¿Cómo?

Volviendo a construir una ilusión de futuro compartido en la UE que sustituya las fantasías populistas del pasado. Y transformándolo en prosperidad compartida.”

Entrevista a Christopher Clarck (La Vanguardia, 9 de octubre de 2019)