ActualidadOpinión

“Ante la perspectiva de dejar en manos de los independentistas el ayuntamiento de Barcelona, Comuns, PSC y el grupo de Valls podrían hacerse con la alcaldía mediante un acuerdo a tres, como mínimo, para superar la votación de investidura con mayoría absoluta. Sin duda, esta operación es harto compleja y supone superar muchos obstáculos internos, ideológicos, incluso personales, pero la alternativa es que estos tres partidos estén en la oposición los próximos 4 años observando como Barcelona se convierte en una pieza más en el tablero de juego de la estrategia independentista. El mapa político en España ha quedado muy abierto tras las elecciones celebradas ayer, por lo que no es descartable que lo que a priori parecieran pactos imposibles en Barcelona, pudieran conseguirse como resultado de otros movimientos en el gobierno central, en otros ayuntamientos o en el gobierno de alguna comunidad autónoma.

Si París bien valía una misa, Barcelona bien merece esfuerzos y generosidad para salvarla de la trituradora independentista.”

Barcelona bien vale un pacto (El País, 27 de mayo de 2019)