EditorialGeneralOpinión

Todos somos conscientes de la inmensidad de las tareas que le esperan, de la debilidad parlamentaria del nuevo gobierno y de la heterogeneidad de la coalición de que lo ha elegido. Pero desde el primer momento, antes de haber tomado una decisión política trascendente, ha mostrado un estilo y unas maneras de hacer en las que Federalistas de Izquierdas nos reconocemos plenamente

De manera inesperada, y contra todos los pronósticos, la moción de censura formulada por el grupo socialista contra el gobierno Rajoy ha tenido éxito: Pedro Sánchez es ahora el presidente de un gobierno formado por ministros del PSOE y con el apoyo parlamentario de Podemos y los grupos nacionalistas catalanes, vascos y canarios.
Aunque el disparador de la moción de censura fuera la publicación de la sentencia sobre el caso Gurthel (precisamos: la primera sentencia; habrá más), es evidente que la expulsión del PP del gobierno central representa un cambio mucho más amplio y profundo. Hoy España tiene un gobierno progresista, feminista, europeísta … la imagen del nuevo gabinete está en las antípodas de la que daba el anterior equipo ministerial, del que no hace ni tres meses habíamos visto cuatro ministros cantando el himno de la ” Legión “.
Y es también un gobierno federalista. Nos felicitamos, al igual que felicitamos a los dos ministros miembros de Federalistas de Izquierdas o el Secretario de Estado que hasta ahora presidía la asociación Federalistas de Andalucía.
Esto no quiere decir que estemos en el gobierno, ni que este gobierno esté a punto de hacer realidad el proyecto federal. Al contrario: todo el mundo ha notado que la elección del nuevo gobierno han sido seguida de una ola de simpatía y de esperanza, pero sin celebraciones en la calle ni explosiones de alegría; todos somos conscientes de la inmensidad de las tareas que le esperan, de la debilidad parlamentaria del nuevo gobierno y de la heterogeneidad de la coalición de que lo ha elegido. Pero desde el primer momento, antes de haber tomado una decisión política trascendente, ha mostrado un estilo y unas maneras de hacer en las que Federalistas de Izquierdas nos reconocemos plenamente.
Desde nuestra autonomía política, saludamos el gobierno Sánchez y anunciamos nuestra voluntad de cooperación. Es más: ni ahora ni nunca jugaremos el juego de la frustración o de las esperanzas decepcionadas. El nuestro es un proyecto de largo alcance, que no se agota en una legislatura (y menos en una tan corta como lo que queda hasta las próximas elecciones); pero la apertura del espacio político y de las posibilidades de cambiar la agenda política es de tales dimensiones, que haremos todo lo posible para aprovechar la oportunidad.

Joan Botella, presidente