Noticias

El coloquio fue moderado por la catedrática emérita de Ética y vicepresidenta de Federalistes d’Esquerres, Victoria Camps, y se centró en la necesidad de mejorar las herramientas políticas de participación

Votar no lo es todo, previamente hay que deliberar. La democracia es un sistema de representación en el que el diálogo resulta primordial. Son dos de las afirmaciones en las que coincidieron el pasado lunes los filósofos y candidatos Daniel Innerarity (Geroa Bai, en Navarra) y Manuel Cruz (PSC, en Barcelona). Ambos participaron en un coloquio sobre la situación y perspectivas políticas, celebrado en Barcelona y moderado por la catedrática de Ética y vicepresidenta de Fed, Victòria Camps.

IMG_1567Al principio el debate se centró sobre la democracia representativa como sistema de participación. Ambos coincidieron que la democracia directa es difícilmente sostenible y aplicable y que, por lo tanto, hay que reforzar la representatividad pero no descartarla.

Victoria Camps puso sobre la mesa la cuestión de la crisis que viven los partidos políticos que no son vistos como herramientas adecuadas de participación para una parte importante de la ciudadanía y destacó que aunque éstos comparten un diagnóstico sobre los problemas, no pasa lo mismo respecto a las responsabilidades.

En este sentido, Manuel Cruz destacó que se ha producido progresivamente una “espectacularización” de la política: “El problema es que la lógica del espectáculo es peligrosa en política porque el espectador no tiene que participar, basta con mirar”, reflexionó. “Hemos creado un modelo de ciudadano «mirón» en un contexto de banalización de la política”, añadió Innerarity.

FullSizeRenderPronto el diálogo evolucionó hacia la situación de Cataluña y la posibilidad de celebrar un referéndum. En este terreno, Inneratity fue tajante: el primer asunto a dilucidar es la formación del sujeto político que decide y se mostró partidario de buscar “soluciones intermedias”. Cruz, por su parte, insistió en el papel central que el federalismo puede jugar en un panorama como el español, que parece haberse atascado respecto a la cuestión catalana. Los dos coincidieron en que la única salida al conflicto es un pacto fruto del diálogo y la cesión por todas las partes.

IMG_1590A juicio de Innerarity, el País Vasco “vive bajo un modelo confederal: se nos acepta como una excepción y a Cataluña, no”. El filósofo constató también que Cataluña vive “una fractura entre las instituciones y la ciudadanía” y que esto está afectando la convivencia.

En este punto intervinieron algunos de los presentes, entre ellos el constitucionalista Xavier Arbós, quien sugirió que si se abre el debate sobre la reforma constitucional habría que revisar la situación de “bilateralidad confederal” de Navarra y el País Vasco. “Hay que construir un espacio de negociación y eso no se consigue discutiendo sobre principios”, subrayó Arbós.

En el diálogo, organizado por la Fundación Campalans, estuvieron presentes, entre otros, el ex presidente de la Generalitat, José Montilla.