ActualidadOpinión

Todo sería mejor si abordásemos la profundidad de la integración juntos y en el marco de un único plan coherente. La resistencia de los gobiernos y políticos nacionales que se aferran a su poder o se encuentran atrapados en la ilusión de las respuestas nacionales es miope. Las crisis que acechan Europa tienes raíces y soluciones comunes (Carta de balance de 2015 del secretario general de la Union of European Federalists, UEF, Paolo Vacca

En 2015, Europa se ha movido sin descanso de una crisis a la otra: la crisis de la zona euro, la crisis de los refugiados y la crisis de Schengen. Cada una de ellas ha infringido duros golpes a la solidaridad política y económica europea y al proyecto europeo en su conjunto. Cada una ha debilitado la construcción de la UE y ha evidenciado más que nunca los límites de las respuestas de la UE y de sus estados miembro. Hoy en día la idea de una Europa federal es simplemente abrumadora.

Las crisis que acechan Europa tienen raíces y soluciones comunes. Cada una de ellas responde al hecho de que el proyecto europeo quedó incompleto: una unión monetaria sin una unión fiscal y económica, la libre circulación sin una gestión europea de las fronteras exteriores y la eliminación de los controles en las fronteras interiores sin capacidad de una seguridad e inteligencia común. La finalización de estos proyectos requiere tocar áreas clave de la soberanía nacional de los estados. Cada uno requiere un difícil equilibrio entre el riesgo y la distribución de la carga a nivel europeo y los límites a la formulación de las políticas nacionales. Cada uno requiere hacer frente a la necesidad de un gobierno federal europeo con legitimidad democrática, herramientas y recursos para actuar con eficacia y rapidez. Todo sería mejor si abordásemos la profundidad de la integración juntos y en el marco de un único plan coherente. Pero la resistencia de los gobiernos y políticos nacionales que se aferran a su poder o se encuentran atrapados en la ilusión de las respuestas nacionales, es feroz, ya que es miope.

¿Será el 2016 diferente? Las propuestas de la Comisión Europea sobre la gobernanza de la zona euro, la gestión de las fronteras y los refugiados son pasos en la dirección correcta, pero el ritmo y la escala están lejos de lo necesario. Ellos establecerán la “agenda política” del próximo año, que ofrece terreno para defender soluciones federales. El Parlamento Europeo seguirá trabajando en la propuesta de mejora de las instituciones de la UE dentro y fuera de los Tratados actuales. Esto puede allanar el camino para una “agenda institucional” de las reformas que ofrezcan de nuevo aliento para defender soluciones federales. El referéndum británico plantea la posibilidad de un doble círculo de la UE (una zona euro más profundamente integrada y un círculo exterior más flexible integrado) echando luz sobre la política y las agendas institucionales. Cualquier cosa es posible. Que las decisiones sean las correctas depende también de nuestro trabajo como Federalistas Europeos.

¡Mis mejores deseos para el Año Nuevo!

Paolo Vacca, Secretario General de la UEF

Traducción y edición de Natalia Gimeno y Beatriz Silva