Opinión

Diseñada con anterioridad a la creación de las autonomías y a la integración de nuestro país en la UE, la Constitución alberga en su seno el embrión del Estado federal pero sin llegar a establecer los elementos de coordinación y cohesión que sí poseen esos sistemas. Reformarla sería, pues, culminar lo que la Constitución de 1978 dejó inconcluso, buscar el cierre del modelo a la luz de las enseñanzas obtenidas en estas décadas. “Recrear Espanya” (El País, 7 de noviembre de 2015)

El independentismo catalán tiene su futuro planificado, pero un referendo negativo podría dar al traste con sus aspiraciones y devolverles a la vía federalista. Los analistas deducen que un porcentaje importante de votantes independentistas no buscan, en realidad, la ruptura con España sino un acuerdo que les permita disponer de un mayor autogobierno. Según esos estudios, los secesionistas indubitados no han aumentado de forma significativa en los últimos años. “Dos orillas catalanas, un solo puente” (El País, 8 de noviembre de 2015)L