Opinión

Resulta irónico que el soberanismo se lleve las manos a la cabeza cuando alguien sugiere que el ‘sol poble’ está atravesado por profundas divisiones. Su objetivo ha sido poner bajo el foco todas las fisuras que existían entre España

“¿Un solo pueblo?” (El País, 6 de octubre de 2015)