Opinión

Yo todavía soy de la vieja escuela y sigo creyendo que el tránsito hacia el nuevo país encubre un silencio abrumador sobre los males sociales y estructurales. El independentismo burgués se acerca de forma alarmante a la versión lampedusiana de cambiarlo todo para que todo siga igual

“La xarxa neuròtica” (El País, 6 d’octubre de 2015)