ActualidadOpinión

A estas alturas, y en esta España nuestra, no parece muy razonable que un partido político de izquierda, ni de los nuevos ni de los antiguos, pretenda acceder al poder y gobernar en solitario. Tener en cuenta la pluralidad es obligado en democracia. Pero, además, en las actuales condiciones de la izquierda es insoslayable si de verdad se quiere avanzar frente a la derecha. Desde la izquierda ya no vale que cualquiera de las fuerzas políticas que en ella se ubican piense en detentar el monopolio de la alternativa o en mantener el duopolio de un bipartidismo compartido con la derecha. “Las izquierdas y sus alianzas” (Blog Argumentos PTapias, 31 de enero de 2015)