ActualidadFederalistas en los mediosNoticiasPrensa

Llaman a una reforma de la Constitución y rechazan cualquier tipo de nacionalismo excluyente (Crónica de Iñaki Ellakuría en La Vanguardia 27.01.15)

Poco a poco, sin hacer mucho ruido, el federalismo continúa elaborando su proyecto de reforma de España y tratando de ganar nuevas adhesiones. Las iniciativas en este sentido han aflorado en Barcelona, con Federalistes d’Esquerres, pero también en Madrid, donde más de 60 intelectuales han impulsado el manifiesto “Una España federal en una Europa federal”. Movimientos para construir una tercera vía, alternativa tanto al actual modelo territorial como a las reclamaciones independentistas, que han convergido hoy en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) en un acto que ha congregado a más de 200 personas.
El texto federalista, leído en el arranque de la reunión por la exdiputada del PSC Carme Valls, señala la “insuficiencia de la estructura territorial de Estado”, motivo por el que a juicio de los federalistas firmantes del manifiesto “crece el descontento sobre el funcionamiento del Estado de las autonomías”, lo que urge a abordar desde la “máxima unidad” y con urgencia una reforma de la Carta Magna.
Este escenario de tensiones territoriales y descontento con el funcionamiento de las instituciones del Estado es el que empuja a los movimientos federalistas a instar a “los partidos y las instituciones democráticas a que alcancen los consensos y adopten los procedimientos necesarios para reformar la Constitución en un sentido federal”.
El veterano abogado y periodista Nicolás Sartorius ha sido el encargado de abrir un acto que con la elección de sus participantes buscaba ofrecer una imagen transversal y plural. “En un mundo global todo lo que signifique romper, separase, es negativo. No podemos olvidar que todos juntos conseguimos la democracia social y debemos seguir luchando juntos”, ha afirmado. Sartorius ha admitido las dificultades que tiene por delante el proyecto federal, aunque ha señalado a modo de acicate que en las historia reciente de España “cosas más difíciles se consiguieron en el pasado, entre otras conseguir la democracia”.
El exfundador de CC.OO. ha hecho asimismo un llamamiento a la audacia y a trabajar unidos para construir un clima de opinión que permita en estos momentos de cambios políticos en Europa reformar la arquitectura del estado de las autonomías en clave federal. “La mayoría de españoles son federalistas y no lo saben”, ha ironizado Sartorius, quien ha hecho un llamamiento a los federalistas catalanes para que aguanten el embate del independentismo. “No estáis solos en este empeño. No somos una minoría de ilusos tras un objetivo inviable”, ha remachado.
Desde un plano más teórico el exministro socialista de justicia Francisco Caamaño ha definido el federalismo como una “cultura que comporta una forma de vida: creer en la unión de los distintos, no en la unidad de los nacionalismo excluyentes”. Así, ha sostenido que la nación que defiende la vía federal, a diferencia de otras ideas de nación, es aquella en la que cada persona se le permite “ser dueño de sus propias identidades y administrarlas como quiera”.
En su análisis de los errores y aciertos del movimiento federalista desde la segunda República hasta hoy, el exministro ha considerado un error vital que siempre se haya intentando la construcción del Estado, también en la Constitución de 1978, como un pacto “de arriba a abajo”, que partía de las élites para llegar después el pueblo, lo que ha debilitado su apoyo popular y por tanto sus cimientos. A diferencia de otros federalistas, Caamaño ha considerado que el actual estado de las autonomías no puede ser calificado de federalista.
Otro exministro socialista de la etapa Zapatero, Ángel Gabilondo, ha asegurado que la única manera posible y “eficiente de compaginar identidades diversas es el derecho a la diferencia, pero sin diferencia de derechos”. El exministro de Educación ha afirmado con rotundidad que la única reconstrucción viable del Estado de las autonomías es el Estado Federal.
La escritora vasca Luisa Etxenike, presente en el grupo fundacional del manifiesto de Madrid, no ha podido estar presente en el acto del CCCB, pero sí que ha participado enviando un texto con el que ha alertado de que España no puede seguir por más tiempo “en un estado permanente de tensión territorial”. Muy crítica con los nacionalismos, ha presentado la vía federal como la “oportunidad de asentar un nuevo suelo común y fiable, la oportunidad de seguir juntos bajo los principios de libertad, igualdad y solidaridad”.
También han intervenido los ensayistas Jordi Gracia y Jordi Llovet , quien ha criticado la utilización por parte del nacionalismo catalán de las masas como elemento de presión política, incluso propagandística –“No creo que de una movilización de masas pueda salir un resultado político perdurable”-, el exdiputado de ICV Joan Boada, el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada Gregorio Cámara, y el escritor Ricardo Fernández Aguilà, entre otros.
Entre el público reunido en el auditorio del CCCB destacaba LA nutrida representación socialista, con Miquel Iceta, Jaume Collboni, Pere Navarro y Josep Maria Sala, además del catedrático Manuel Ballbé, el presidente de Societat Civil Catalana, Josep Ramon Bosch, así como el ensayista Joaquim Coll y el filósofo Manuel Cruz, de Federalistes d’Esquerres.

(La Vanguardia, 27 de enero de 2015)