ActualidadOpinión

Todas las iniciativas de Artur Mas van encaminadas a salvar su futuro político, sacrificando a Convergència si hace falta; a Joan Herrera le ha venido Dios a ver con la suspensión de la consulta del 9 de noviembre porque así evita que ICV se desgarre; Miquel Iceta confía en que el PSC recupere la credibilidad perdida a costa del fracaso de sus oponentes internos que han abrazado el soberanismo; Oriol Junqueras tiene presente que su partido ha devorado a un ritmo frenético a sus antecesores al menor fracaso o muestra de duda o debilidad; Alicia Sánchez-Camacho y Albert Rivera compiten por exhibir como trofeo la cabeza cortada del catalanismo. Y así todos, con la vista puesta en las elecciones que se avecinan. “Periodismo y líderes políticos” (Economía Digital, 16 de octubre de 2014)