ActualidadGeneralOpinión

«En este largo verano, dos cosas cambiaron nuestra vida quizás para siempre, incluido el modo en que hacemos política: la crisis del clima y los sangrientos caprichos de Vladímir Putin. El calor abrumador nos ha forzado a desarrollar una conciencia algo alejada del relato del progreso, y a reubicarnos en un planeta que compartimos con otras criaturas, donde saber relacionarnos va a ser una cuestión de vida o muerte.»

Lecciones del verano del fin de la temeridad (El País, 5 de septiembre de 2022)