ActualidadGeneralOpinión

“El actual Govern de Cataluña es un factor de riesgo para sus ciudadanos,incrementado por la incertidumbre generada por la lucha fratricida entre las distintas facciones secesionistas por el reparto del poder. Ante la inviabilidad de la quimera secesionista en un mundo sacudido por la pandemia del Covid-19, surge el fantasma de la frustración del mundo secesionista que puede ser muy difícil de gobernar. Una Cataluña cada vez más lejos del sueño “húmedo” de la secesión y cada vez más cerca de la quiebra.”

Un Govern a la deriva (Crónica Global, 1 de junio de 2020)