ActualidadOpinión

“Los partidarios de la independencia tienen que ser conscientes que las decisiones unilaterales del mes de septiembre de 2017 rompieron el consentimiento de los catalanes no independentistas con el Govern de la Generalitat y con el Parlament. A partir de ese momento, esas dos instituciones políticas solo representan políticamente a la mitad de los catalanes, con olvido, cuando no desprecio, de la otra mitad. Sin abordar esta división no hay salida duradera al conflicto.”

Los estragos del “procés” (El Periódico, 27 de diciembre de 2019)