ActualidadGeneralOpinión

“El problema del independentismo catalán no es la cerrazón del Gobierno de España, su gran problema es que ni la mitad de los catalanes quiere la independencia. Si el 60% de los votantes la apoyara, el independentismo tendría fuerza para exigir un referéndum y para que en Europa sus reivindicaciones fueran tenidas en cuenta; la falta de suficiente respaldo interno es su talón de Aquiles, y porque lo saben, los líderes independentistas procuran no hablar de ello (Junqueras, desde  la cárcel, ha aludido a la necesidad de “ampliar la mayoría”- que nunca han tenido-, para ser inmediatamente reprobado por los suyos).”

El Govern no quiere la república (El Periódico, 8 de julio de 2018)