ActualidadOpinión

Me imagino a Jimmy Carter (o a cualquier otro factòtum mundial) escuchando muy atentamente a Puigdemont y Romeva mientras le narran la película de la irreductible nación milenaria sometida por un Estado autoritario y despiadado desde hace 300 años, y después preguntándoles cuál es el PIB per cápita de los ciudadanos de Cataluña, o nuestro índice de malnutrición infantil, o nuestra tasa de analfabetismo, o nuestra esperanza de vida, o si nos podemos expresar en nuestra lengua o si los niños la pueden aprender en la escuela, o si los catalanes tenemos acceso a medicinas y atención sanitaria, o si los partidos independentistas son legales y se pueden presentar a elecciones, o cuántos periodistas y políticos catalanes han sido asesinados, encarcelados o se han tenido que exiliar en los últimos años debido al Estado represor.  “El 2 de octubre del señor Esteve” (Catalunya Plural, eldiario.es, 11 de agosto de 2017)