ActualidadOpinión

La UE debe dejar de ser una colección de Estados soberanos y basar su poder supremo en un sujeto o comunidad superior a ellos. Si es incapaz de aprender del pasado, la Europa desunida tendrá un triste futuro. Parece que toca una etapa en la que los gobernantes desprecian los avances y proponen retroceder. “Hora de repliegue” (El País, 20 de julio de 2016)