Opinión

Pero decir cosas de izquierda no es lo mismo que hacer cosas de izquierda. En Cataluña lo que parece gustar más es aquella gente que habla como si fuera de izquierda pero actúa como si fuera de derecha. Tal fiebre por decir cosas de izquierda alcanza incluso al PP, que en muchos lugares difunde sin rubor alguno un programa netamente reaccionario pero que en Cataluña afirma estar preocupado por la situación económica de aquellos que más sufren. “¡Di algo de izquierdas!” (El País, 5 de enero de 2015)