Opinión

El drama llega a su crudo desenlace. El guion se presenta sin el ornamental plan contra la pobreza, que pretendía hacer digerible la investidura. La CUP estimó durante la campaña electoral que el plan de choque debía dotarse de unos 6.900 millones de euros. La coalición de Junts Pel Sí lo dejó en 270 millones de euros. Ahora llega la hora de la verdad. Las matemáticas que sirven son las que invisten presidentes. Las que afectan a planes sociales, por lo visto, siempre son opinables y muy flexibles. “La CUP y la hora de la verdad” (El País, 3 de diciembre de 2015)