Opinión

La expresión “pasar pantalla” ha sido utilizada durante mucho tiempo por el soberanismo para designar la superación irreversible de determinados momentos o fases. Cualquiera que siguiera la noche electoral del pasado domingo percibió la celeridad con la que en cuestión de horas un sector del independentismo pasó, sin proporcionar la menor explicación de la mudanza, a hablar de la necesidad del regreso “a una casilla anterior”, metáfora que denomina una vuelta atrás de todo punto contradictoria con lo que se había estado manteniendo hasta entonces. “Sobre pantallas y casillas” (El Confidencial, 26 de diciembre de 2015)