ActualidadOpinión

Hay mucha gente que no comprende cómo no se habla de los problemas reales del país, cómo no se ponen sobre la mesa política soluciones para acabar con la pobreza y las desigualdades que cuartean la cohesión social de Cataluña. Este soplo de aire fresco de las municipales tiene que convertirse en un vendaval que elimine de la escena política a quienes ahora gobiernan Cataluña y España que, con su intransigencia, su incapacidad para dialogar y su vuelo gallináceo, nos han puesto al borde de la ruptura. “Aire fresco” (El País, 17 de junio de 2015)