ActualidadOpinión

Mientras los exégetas opinan sobre pros y contras, el Gobierno catalán continúa con paso firme su actividad por los derroteros de costumbre: “concesionando” —neologismo de privatizando— servicios y adelgazando las estructuras de estado ya existentes. Las “puertas giratorias” —de las que el Instituto Catalán de la Salud es un prolijo catálogo— se han convertido en estructura de Estado y han cobrado carta de naturaleza antes que la Agencia Tributaria. “Refundar con políticas de siempre” (El País, 01 de marzo de 2015)