Opinión

Si la ANC quiso ser la Assemblea de Catalunya se transformó en lo contrario: ser (partido) sin ser (lo): partido político camuflado en agencia proveedora de fans, hooligans y supporters, además de candidatos a burócratas. Suministra aspirantes adiestrados a ser nuestra casta. «‘Casting’ para chiquilicuatres» (El País, 25 de febrero de 2015)