ActualidadOpinión

Mas no fue elegido en primarias como los criticados socialitas Miquel Iceta o Pedro Sánchez sino designado digitalmente por Pujol. Y hasta julio, hasta unos días antes de la confesión del pater familias, Oriol Pujol Ferrusola seguía siendo -pese a estar imputado en el caso ITV- secretario general de CDC. ¿Tendrá credibilidad la refundación si al frente del partido siguen los elegidos a dedo por Pujol y su sucesor?

La Razón ha hecho la primera encuesta tras el nuevo pacto Mas-Junqueras. No hay grandes cambios. CiU ganaría las elecciones con 34 diputados pero en voto popular sería superada dos décimas por Esquerra. Así CiU perdería 16 diputados más (en el 2012 ya perdió 12) y ERC ganaría 12, hasta 33.

Aquí una de las razones del pacto para las elecciones en septiembre ya que CiU y ERC, como ya indicaba la última encuesta de EL PERIÓDICO, se quedan en 67 escaños (frente a los 68 de la mayoría absoluta y los 71 que tienen ahora). Lo más destacable es que pese al 9-N, que los ‘Mas media’ pintan como un éxito, es que CiU sigue bajando.

Menos credibilidad

La conversión al independentismo es una causa ya que Artur Mas ha bendecido la ideología de ERC. Aunque con menos credibilidad por los pactos pasados. El desgaste del poder y los recortes también cuentan. El presidente de la Generalitat, en su primera legislatura eliminó el impuesto de sucesiones -con los votos del PP- mientras procedía a serios recortes en educación y sanidad (que decía inevitables y quizás lo eran).

La corrupción y el tráfico de influencias también están ahí. Está bien que Josep Rull diga que Convergència se refundará en febrero en un consejo nacional. Pero falta credibilidad. Es cierto que otros partidos también están tocados pero el caso de CDC -que durante años gobernó Catalunya con moderación y ayudó a la gobernabilidad de España- es más grave. Primero porque el propio Jordi Pujol ha reconocido que mantuvo oculto un patrimonio en el extranjero durante nada menos que 34 años y porque Pujol no fue solo el fundador del partido sino la fuente de todo poder.

La foto

Mas no fue elegido en primarias como los criticados socialitas Miquel Iceta o Pedro Sánchez sino designado digitalmente por Pujol. Y hasta julio, hasta unos días antes de la confesión del pater familias, Oriol Pujol Ferrusola seguía siendo -pese a estar imputado en el caso ITV- secretario general de CDC, aunque había delegado funciones entre Rull y Lluís Corominas. Ahí está la foto -nada lejana- de Oriol Pujol yendo a declarar a los juzgados flanqueado por la cúpula del partido, con Rull, Corominas y Turull en primer plano.

¿Tendrá credibilidad la refundación si al frente del partido siguen los elegidos a dedo por Pujol y su sucesor? Cierto que hoy Convergència no puede prescindir de Mas -su principal capital- ni seguramente de Rull pero…

El próximo martes 27 tendrán que declarar el matrimonio Pujol y cuatro hijos en un juzgado de Barcelona por el asunto de la herencia. Y ayer se supo que Marta Pujol (una de la hijas citada para el martes) cobra desde 1996 del ayuntamiento de San Vicenç de Montalt (ahora 2.264 euros al mes por nueve horas semanales) por un trabajo municipal al que accedió sin el correspondiente concurso previo. Otra gota mas.

Si, Mariano Rajoy lleva la Gürtel a cuestas y el PSOE los ERE de Andalucia. Pero ni Rajoy ni Manuel Chaves se han confesado culpables ni ninguno de sus hijos hace espectaculares negocios ni ha sido secretario general del PP o del PSOE.

Surrealismo

Tampoco es de recibo que Mas haya evitado -gracias a los votos de CiU y a los de Junqueras- ser citado en la comisión Pujol que sí ha convocado a Aznar y Felipe González. Y es surrealista que el viernes pasado le dijera a Jordi Basté, con gran soltura, que no iba a la comisión porque no le habían llamado. Mas es un político serio pero no ir a la comisión Pujol -o declarar en el Parlament en el verano del 2013 que en el caso Palau el responsable sería en todo caso el tesorero de CDC porque tenía plenos poderes- no lo es. Tiene todo un aire de república centroamericana con un padrino al mando.

(El Periodico, 20 de enero de 2015)