ActualidadOpinión

La apuesta de Artur Mas tiene riesgos. Los números del 9-N y casi todas las últimas encuestas parecen indicar que una mayoría de catalanes seguimos sin saber apreciar las delicias del paraíso que nos espera. Si Oriol Junqueras, a quien no parecen gustarle los abrazos, no cae en la trampa, no es descartable que desde Palau se impulse una «lista del president» con abundancia de figurantes independientes que hagan olvidar las andanzas de la familia Pujol y que el partido del presidente tiene su sede embargada por el caso Millet. «La Gran Lista Patriótica» (El País, 29 de noviembre de 2014)