ActualidadOpinión

Rajoy y Mas han usado todos los mecanismos de agitación y propaganda para crear una ficción de diálogo que ha provocado frustración, vergüenza e incertidumbre entre los catalanes. El resultado de su incompetencia ha provocado la creación de un muro de desconfianza entre unos y otros y la sensación que la política no sirve para solucionar el conflicto inherente a toda sociedad viva. “Desprecio” (El País, 23 de octubre de 2014)