ActualidadOpinión

La paradoja de todo este asunto es que cabe la posibilidad de que Escocia y Cataluña acaben llegando a cambios institucionales similares – un reconocimiento de mayores niveles de autonomía– tras recorrer caminos opuestos. “Aprender de la lección escocesa” (Piedras de papel, 1 de septiembre de 2014)