ActualidadOpinión

Ambas partes hablan de diálogo, pero en realidad recitan cada una un soliloquio. Rajoy repite que la consulta es ilegal porque la Constitución no la permite, pero cuando se le propone una reforma constitucional para mejorar el encaje de Catalunya asegura que no es el momento. Mas reitera que todo lo que haga será legal, pero sabe perfectamente que, al menos por el momento, la legalidad catalana no es independiente de la española. «Tres principios y dos soliloquios«. (El Periodico, 06 de agosto de 2014).