ActualidadOpinión

Hay problemas compartidos que sólo el federalismo, y ningún Estado-nación, viejo o nuevo, puede resolver por sí solo. El federalismo no sólo sirve para avanzar hacia la igualdad sino también hacia una democracia que dé solidez a la solidaridad y que respete la diversidad. “Contra el error de la fragmentación” (“El País”, 14 d’agost de 2014)