ActualidadOpinión

La sociedad catalana se enfrenta a retos más importantes que el independentismo: la exclusión social, agudizada por la crisis económica, los recortes, el desempleo y los desahucios representan un tipo de violencia estructural de extrema dureza. “Acerca de lo que importa” (“El País”, 3 de julio).