ActualidadNoticias

Joan Botella, vicepresidente de Federalistes d’Esquerres, fue entrevistado, el pasado lunes 21 de julio, por la radio televisión suiza RTS en relación a la situación política de Cataluña.

Sobre la apariencia casi federal del actual estado español, Joan Botella explicó que «hay ciertamente elementos de un Estado federal pero no hay ni el espíritu ni la transformación de los servicios centrales del Estado, tales como el aparato judicial o el Tribunal Constitucional. Éstos continúan funcionando como si nada hubiera cambiado y el Gobierno central tuviera todo el poder. Esta incomprensión es hija de las ambigüedades de la estructura constitucional española. Si se mira sólo la distribución de los presupuestos entre el centro y la periferia se creería que ya somos un Estado federal, pero si se mira cómo funcionan los grandes servicios del Estado, la diplomacia, los servicios jurídicos, etcétera, se ve que quedan cosas para revisar. Esta idea está muy extendida en Cataluña».

Captura de pantalla 2014-07-23 a la(s) 22.38.07Los periodistas suizos le preguntaron sobre el último Manifiesto federalista presentado en Madrid y Joan Botella explicó que «el sentido del último Manifiesto es evitar el separatismo, pero más allá de eso reclama una posición negociadora abierta por parte del Gobierno español. Es necesario que la estructura central del Estado cambie para esta negociación sea útil «.

Sobre si ya no se está a tiempo de lograr una solución a este contencioso, Botella indicó que «podría ser demasiado tarde. Soy optimista sistemáticamente, pero es cierto que de aquí al 9 de noviembre queda poco tiempo. Mi idea personal es que tanto Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, como Artur Mas, presidente del gobierno catalán, están instalados mejor en el conflicto que en su solución. El único argumento que Rajoy y los suyos dan contra la negociación con Mas es que quieren saber qué contrapartida ofrecen los independentistas a cambio de aceptar la celebración del referéndum. Creo que se debería plantear la cuestión al revés: si no hay ningún paso adelante, ningún gesto por parte del Gobierno español, el bando separatista continuará creciendo, porque habrá cada vez más gente que llegará a la conclusión de que no hay nada que hacer con España «.

El aumento del separatismo catalán, lo explicó así: «Hay una parte de la opinión pública en Cataluña, un 10% o un 15%, que ha sido siempre separatista y así lo ha expresado de forma constante en los últimos 35 años . Hay un 25% o un 30% que se ha sumado por razones diversas, por infrafinanciación autonómica, por la resolución del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía en 2010, por el impacto de la crisis. Es un gran número de personas que han llegado a la conclusión de que si Catalunya fuera independiente tendría todo el dinero que ahora cede a España. Es un poco simplista pero es así «.

Finalmente, el decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Barcelona, reconoció que «honestamente, no sé qué pasará de aquí al 9 de noviembre. Yo me encuentro con amigos, colegas y compañeros con los que evitamos hablar de esta cuestión. Es interesante ver como el Gobierno no da ningún argumento a sus simpatizantes para oponerse a los de los separatistas. Es una debilidad de argumentación política que se traduce en unas expectativas de voto que parecen mayoritariamente favorables a la independencia «.

Para escuchar la entrevista original en francés: