Lluís Bassets: “Bala de plata”

La debilidad del procesismo es extrema. Hablar de liderazgos es un sarcasmo. Su capacidad de aglutinar mayorías está estancada. Por tres veces ha demostrado su fuerza y también sus limitaciones, a enorme distancia de lo que se necesitaba para saltar los altísimos muros de la legalidad y del reconocimiento internacional. Solo queda mientras tanto la…